2 may. 2017

Vista al CEIP Policarpo Báez (Día del Libro 2017). 27.04.2017


Veintiún años de presencia en el Centro por lo del Día del Libro. Este año no coincidimos con la fecha dedicada en el calendario, pues fue día festivo; pero así y todo acordamos una jornada y cumplimos con la tradición. 



Les explico como se organiza el centro para los actos: todos los cursos leen un libro mío y cada año rotan, de forma que al menos durante la escolaridad en educación primaria, como mínimo cada alumno ha leído seis de mis libros, aunque sé de buena tinta que leen más de ellos. Además, cada grupo de alumnado con sus tutores preparan el acto a su forma. Lo que sí hacen es decorar el salón con todos los trabajos realizados y allí se ven las maravillas que realizan expuestas para la ocasión.  Les paso este enlace por si quieren observar como lucía este año (picar aquí).



Luego, van pasando los grupos y cada grupo tira de la creatividad para cantar, recitar poemas, actuar en obras de teatro, leer creaciones literarias, comics, vídeos, etc.. Se imaginarán todo lo que ya he visto en estos tantos años. Pues bien esa fuente de la creatividad no se agota y en cada ocasión en la que acudo salgo sorprendido. La bienvenida que me hicieron los alumnos de cuarto curso con las tutoras doña Juana Rosa y doña Estela estuvo muy bien pues el tema musical fue elegido por mi afición rockera.  Los chicos estuvieron muy bien y se empeñaron a la tarea con ritmo y ganas.

Es muy emocionante y reconforta ver como se entregan a la causa todos en el centro. Jamás podré agradecer tanto como han hecho por mí. Llegar a ese centro es llenarse de ganas de continuar en la tarea que he elegido. 



Hubo años que me he encontré con antiguos alumnos que acudieron al encuentro. Este año estaba allí una futura maestra en prácticas que había hecho sus estudios en el colegio, fue muy emocionante ver como la semilla va germinando hasta dar los frutos esperados. Me encantó encontrarme con mi compañero Juan Bolaños, quien fuera muchos años docente en la zona y director del CEIP La Paredilla. Recordamos tiempos pasados y trazamos algunos planes para acudir a sus actividades, que no son pocas.

En fin, que hay razones para seguir en la tarea y comprometerme otros años más, los que ellos deseen y las fuerzas me acompañen. Mi agradecimiento a tanta generosidad y apoyo a mi trabajo literario. Al equipo directivo (doña Eva, doña Pilar, don José y don Domingo), así como a todos los miembros del claustro, sin excepción, mi fuerte abrazo de agradecimiento  y comentarles que hasta en las pastas para el café se van superando cada año. ¡Qué pena por aquello del peso y del azúcar...!



 Hasta el año próximo o si la ocasión lo requiere cuando el destino nos fije un nuevo encuentro. Muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario